Noticias

 

La Oficina Municipal de Información al Consumidor de la Mancomunidad de Municipios de Las Encartaciones (OMIC) alerta de la puesta en práctica en varios municipios de la comarca encartada, en concreto Balmaseda y Güeñes, de campañas comerciales con técnicas de venta agresivas en las que las personas afectadas por las mismas firman contratos de compra por importes que oscilan entre los 1.600 y 4.000 euros.

El proceso se inicia con una llamada telefónica a los hogares en la cual tras unas breves preguntas informan a las personas que le van a regalar un libro y que sólo debe de pagar los 4 € que suponen los gastos de envío.

“Ese es el gancho con el que se capta a la persona, a partir de ese momento dos comerciales te llevan el libro a casa. Tal y como nos han trasladado las personas afectadas, te piden entrar en el hogar y en ese momento desarrollan las técnicas de venta agresivas en las que al final la persona cree que está firmando el recibí del libro y lo que se firma en realidad es un contrato con unas condiciones. Piensan que firman un recibí por 4€ y son contratos por importes que pueden alcanzar los 4.000€”, explica Celia Gómez, responsable de la OMIC de la Mancomunidad de Las Encartaciones.

Dicho contrato contempla la opción de varios lotes que oscilan entre libros, colchones, robot multifuncional de cocina y diversos aparatos por importes que parten de los 1.600 a los 4.000 €.

Desde la OMIC se informa que el sector social al que van dirigido fundamentalmente estas campañas son personas de edad avanzada, “que al final no saben lo que firman pero son contratos con validez legal, por lo que recomendamos que lean todo con detenimiento, que sean plenamente conscientes de lo que están firmando”, subraya Celia Gómez.

Ante esta situación, desde la OMIC se recomienda que las personas afectadas que no desean dichos productos, acudan a la oficina de información al consumidor más cercana para iniciar el proceso de desistimiento o revocación del contrato. “Recomendamos que lo hagan en la mayor brevedad posible porque existe un plazo muy corto marcado por la ley de 14 días para presentar el desistimiento y al estar estas campañas tan bien organizadas si concluye el plazo la persona se queda con la compra”, detalla Celia Gómez.

En los casos localizados, las personas están poniendo trabas bancarias, si bien desde la OMIC se informa que esta medida no soluciona el problema puesto que los contratos son legales. Por ello se recomienda que antes de firmar nada se lea detenidamente el documento y no se dejen embaucar. Y si se desea devolver los productos acudan a la OMIC para iniciar lo ante posible la revocación del contrato.