Noticias

 
  • Se destinaron 492.558 € a sufragar las 18.524 horas de atención del servicio de ayuda a domicilio municipal que solicitaron 87 encartados.
  • Al servicio de ayuda a domicilio para quien sufre algún grado de dependencia, 24 en total, se destinaron 216.165 euros traducido en 8.014 horas de asistencia.
  • El mayor porcentaje de usuarios corresponde a personas mayores de 80 años, viudas con un 39,17% de media, seguidas muy de cerca por personas solteras con un 33,33%.
  • La tercera parte de usuarias son mujeres frente a los hombres con un 73,04% y un 26,96% respectivamente.

La Mancomunidad encartada a través de su servicio de Acción Social destinó durante el año 2015, un total de 492.558 € a sufragar las 18.524 horas de atención del servicio de ayuda a domicilio municipal que solicitaron un total de 87 encartados.

En lo que respecta al servicio de ayuda a domicilio para los encartados que sufren algún grado de dependencia, 24 en total, se destinaron 216.165 euros traducido en 8.014 horas de asistencia. En total, 708.723€. Atendiendo a dichas cifras, los usuarios atendidos por el servicio de ayuda a domicilio en 2015 supuso una media mensual de 111 personas en los que se invirtió un total de 26.538 horas.

Un servicio que se dirige a intentar obtener el mayor nivel de calidad de vida de las personas usuarias intentando incrementar su autonomía personal en el propio medio habitual de vida. “De esta manera, el objetivo final es que se puedan valer de manera autónoma en el máximo de actividades de la vida diaria, conseguir retardar la evolución de sus dependencias y mantener y mejorar su autoestima personal así como la integración familiar y social”, apunta Esther Lasa, presidenta de la Mancomunidad de Municipios de Las Encartaciones.

Para conseguir estos propósitos, los servicios que se prestan se dividen entre actuaciones de atención doméstica centrados fundamentalmente en el cuidado del hogar, actuaciones de cuidado personal, actuaciones sociocomunitarias que incluyen salidas a la calle con el refuerzo de la integración y la socialización y actuaciones de educación doméstica y familiar con apoyo psicosocial, el fomento de hábitos de vida saludables y el apoyo a las familias cuidadoras como eje del mismo.

Actividades que durante 2015 se dirigieron a más de un centenar de usuarios al mes (111 de media). El perfil de los mismos consiste en “personas que en la mayoría de las ocasiones viven solas o bien con un familiar, normalmente su pareja, quien a menudo no puede hacerse cargo de las atenciones que precisa su familiar, porque también presenta cierto nivel de dependencia”, apostilla Esther Lasa.

De ese perfil tipo destaca que el mayor porcentaje de usuarios corresponde a personas mayores de 80 años, viudas con un 39,17% de media, seguidas muy de cerca por personas solteras con un 33,33%. La tercera parte de usuarias son mujeres frente a los hombres con un 73,04% y un 26,96% respectivamente.