Noticias

 

La Mancomunidad de municipios de Las Encartaciones, a través de su Servicio de Prevención Comunitaria de Drogodependencias, ha puesto en marcha un nuevo Plan Local de Adicciones que estará vigente hasta el año 2020. A través del mismo se pretende implicar en mayor grado a la ciudadanía y a los distintos agentes comunitarios en el desarrollo de las iniciativas preventivas planteadas. “Intentamos globalizar y potenciar las acciones que venimos desarrollando e implantar nuevas acciones que atiendan a las necesidades que hemos ido detectando a lo largo del trabajo realizado en este ámbito”, detallan desde el servicio de drogodependencias.

Dicho plan, que continuará, completará y reforzará la labor de los planes anteriores, abordará tres líneas de prevención: la universal, la selectiva y la indicada.

Todas las líneas actuarán desde los mismos ámbitos de intervención: el educativo, el familiar y el comunitario, integrando de esta manera a todos los colectivos sociales, es decir, el alumnado, la familia, las asociaciones de padres y madres, personal docente y no docente, agentes comunitarios, asociaciones y servicios comunitarios, alumnado con factores de riesgo, menores en situación de alto riesgo, familias de usuarios vulnerables, ciudadanía con comportamientos adictivos y finalmente colectivo con consumos de drogas. “Se abarca a toda la sociedad, a las personas que no se encuentran en situación de riesgo para así reforzar la labor preventiva y a los que sí se encuentran en riesgo al objeto de informarles y darles a conocer los peligros a los que se enfrentan, aquí nos referimos a la línea indicada”, señalan desde el servicio de drogodependencias.

El comportamiento de cada persona ante las adicciones, tanto de drogas legales (alcohol y tabaco), como ilegales, así como de fármacos, juegos de azar, apuestas y un uso indebido de internet varía dependiendo de muchos factores, uno de los más significativos es la edad. Por ello, el Plan Local de Adicciones de la Mancomunidad de Las Encartaciones ha elaborado una planificación operativa que por una parte diferencia el ámbito social como la edad de las personas a las que va dirigida la prevención.

Así en el ámbito educativo, por una parte se atiende al alumnado de Infantil y Primaria con el objetivo general de potenciar factores de protección y fomentar hábitos saludables además de detectar con antelación situaciones de riesgo en la infancia. “Para todo ello se formará y asesorará al profesorado y se desarrollarán diferentes talleres encaminados a la prevención en el consumo y el buen uso de las redes sociales”, explica Esther Lasa, presidenta de la Mancomunidad.

En la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) la labor se dirige a fomentar los factores de protección y reducir los riesgos relacionados con las adicciones y otros comportamientos de riesgo. De esta manera las acciones desde el servicio de prevención de drogodependencias se centrarán en la formación, asesoramiento y apoyo al profesorado, el desarrollo de talleres de información, sensibilización y reducción de riesgos relacionados tanto con el consumo de drogas como con el uso de las redes sociales, juegos de azar y apuestas. Además de talleres para impulsar las habilidades sociales. “A esto hay que sumar los programas promovidos por el Gobierno Vasco como son “Aulas sin humo” “Menores y alcohol: iceberg”, “Riesgo alcohol” y la prevención a través del cine “Irudi Berria””, explican desde el servicio mancomunado de prevención de drogodependencias.

En el ámbito familiar, este plan permitirá potenciar los factores de protección y reducir riesgos ante los comportamientos adictivos a través del proceso educativo que se produce en el ámbito familiar, para lo cual se ofrecerá un servicio de orientación y asesoramiento individualizado a las familias de la Mancomunidad.

En el espectro comunitario, dicho plan pretende promover una comunidad protectora en torno al fenómeno de las adicciones para lo cual incrementará el nivel de conocimiento de la población sobre los programas y acciones que se realizan desde el servicio mancomunado de adicciones y en el caso de la población que manifieste comportamientos de riesgo relacionados con la adicciones les pondrá en contacto con los recursos municipales que les puedan servir de ayuda.

Finalmente, en el ámbito festivo y de ocio, se continuará con la labor de potenciar las conductas responsables y reducir riesgos en espacios de ocio y festivos con iniciativas como el punto de información y testado de drogas en fiestas, “que en ocasiones anteriores ha tenidos resultados muy satisfactorios”, apostilla Esther Lasa.

El éxito de este Plan Local de Adicciones aprobado en la última Junta General de la Mancomunidad y que estará vigente hasta el año 2020, se garantizará a través de la coordinación y el trabajo en red entre los diferentes agentes de la comunidad con el fin de aunar sinergias y aumentar la eficiencia y eficacia de las intervenciones.

Dicho plan se puede consultar y descargar en la home de esta página web.