Noticias

 
  • En 2016, el servicio de prevención de adicciones de la Mancomunidad prestó servicio a través de programas y actividades a un total de 2.729 alumnos de Primaria, Secundaria, Bachillerato y ciclos formativos.
  • En Educación Primaria participaron un total de 1.479 escolares.
  • En Educación Secundaria y Bachillerato se implicaron un total de 789 estudiantes.
  • En Ciclos Formativos la participación fue de 561 adolescentes.

Durante el pasado año 2016, el servicio de prevención de adicciones de la Mancomunidad de Municipios de Las Encartaciones prestó servicio a un total de 2.729 alumnos de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Ciclos formativos de los centros educativos tanto públicos como concertados de la comarca encartada. “A través de los talleres que se desarrollan, que permiten informar y resolver dudas, se pretende detectar los casos de alumnado con comportamientos de riesgo para posteriormente poder asesorarlos dentro y fuera del centro”, explica Esther Lasa, presidenta de la Mancomunidad de Municipios de Las Encartaciones.

Este servicio de prevención de adicciones mancomunado dirige su labor a tres ámbitos, el medio educativo, el ámbito familiar y finalmente, el ámbito comunitario.

Con el objetivo básico de diseñar y desarrollar programas de educación para la salud y prevención de drogodependencias y otras adicciones, desde la Mancomunidad se ofrecen diferentes servicios dependiendo de la franja de edad de los escolares.

Así, en Educación Primaria se distribuyen materiales por los centros escolares como: “En la huerta con mis amigos”, “Osasunkume”, “Aulas sin humo” y “Emocionario, gestión de las emociones”. En el caso de Secundaria, Bachillerato, Formación profesional y Centros formativos junto con los programa “Clases sin humo”, “Riesgo alcohol-Ortzadar” “Iceberg” (en colaboración y Coordinación con la dirección de Salud Pública y Adicciones de Bizkaia) se pone en marcha el programa para la salud y prevención de drogodependencias a través del cine “Irudi Berria”, y talleres de reducción de riesgos asociados al consumo de sustancias y al mal uso de las redes sociales y talleres en habilidades sociales (impartidos por la técnico y educadora del Servicio). “Además en los espacios de recreo se promueve un acercamiento de la educadora a los jóvenes para que estos puedan hacer consultas y aclarar dudas. La presencia de la educadora permite observar y detectar jóvenes en situación de riesgo”, destacan desde el servicio de adicciones de la Mancomunidad.

A estos talleres y programas hay que añadir el asesoramiento al profesorado, “con la dotación de recursos didácticos y supervisión en aquellos casos que generan mayor dificultad y que más preocupan”, añade la presidenta de la Mancomunidad.

Un asesoramiento al profesorado, que se refuerza con intervenciones con el alumnado planteando alternativas a la expulsión a través de sesiones educativas además de atención en casos en los que se presenten conductas de riesgo.

La sensibilización, formación e información a las familias, es otro de los ámbitos de actuación del servicio mancomunado de prevención de adicciones.

El espectro de actuación se completa con la población en general, donde también se desarrollan campañas de prevención además de intervenciones directas con jóvenes en espacios como las lonjas.
Otra de las iniciativas llevadas a cabo con gran éxito de participación ha sido el programa Testing, un servicio de reducción de riesgos asociados con el uso de drogas ilícitas en espacio de ocio y diversión. “La intervención, que se desarrolló durante las fiestas patronales de Zalla a principios de octubre, transcurrió en buen ambiente y se pudo dedicar tiempo a atender e intervenir a personas muy interesadas en saber más sobre las drogas y reducción de riesgos”, concluyen desde el servicio de adicciones de la Mancomunidad.